Invitados por la carrera de Biología Marina escolares de Lonquimay participaron de una clase práctica de biodiversidad marina.

Corrieron sobre la arena, subieron a las rocas y recolectaron conchitas para llevarse un recuerdo de su visita a la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, donde no solo aprendieron sobre la rica biodiversidad marina del sector de Montemar, tras una clase práctica en la bahía, para algunos fue su primera vez que tenían contacto con el mar.
Esta experiencia la vivieron cerca de 30 niños mapuches, que estudian en la escuela Lafken de Icalma, ubicada en la frontera de Chile y Argentina, en las altas cumbres cordilleranas de la zona de Lonquimay (IX Región), en medio de los milenarios bosques de Araucarias, rodeados de ríos y lagos y donde se puede observar de cerca el vuelo de los cóndores.
El director de la carrera de biología Marina UV, profesor Pablo Muñoz destacó es la primera vez que visitan la Facultad escolares de una zona tan alejada como Icalma, "es una experiencia muy novedosa para nosotros, como carrera de Biología Marina y Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, recibir a esta delegación del colegio Lafken, que vienen de Lonquimay. Además, es muy gratificante saber que muchos de los estudiantes no conocían el mar y lo pudieron hacer aquí".
Una de las alumnas que a sus 13 años no había tenido contacto con el mar es Tabata Cañumir Cheuquellan, quien a pesar de su timidez expresó su interés por la fauna y flora marina del lugar.
"Me gustó mucho el mar porque tiene animales, tiene de todo. Conocí animalitos que nunca había visto. Lo he pasado muy bien. Conocí varias cosas que no sabía", aseguró la estudiante.
Por su parte, Gerson Romero González (12), quien disfrutó jugar sobre las rocas y esquivar el oleaje del mar, valoró la visita porque "uno conoce cosas que no conocía y son nuevas experiencias que uno vive en conjunto con mis compañeros, así es más bacán".
En la misma línea Olga Muñoz Antilao, comentó que le pareció "muy entretenida" la visita y reconoció que le sorprendieron mucho los lobos marinos, a los que pudo observar mientras descansaban en la gran roca de Montemar, "Allá estaban acostados (descansando) y tienen un líder. Gritan, es como su forma de entenderse en su comunidad. Bueno yo pensaba que en el mar solo habían gaviotas, pero nos dijeron que también hay pelicanos y varias otras aves. Es lindo conocer más especies".
Juan Schwartzer, profesor de la Escuela Lafken señaló que este tipo de actividades son muy beneficiosas para los alumnos, dado que pensar en ingresar a una universidad les abre las expectativas y permite que se den cuenta que (ellos) son capaces de hacerlo. "Así pueden conocer otras experiencias, salir de su entorno y conocer un mundo distinto. Les abrimos las posibilidades para poderlos motivar en la vida que les viene, porque ahora ellos van a ingresar a la Enseñanza Media y ahí van a tener que tener más opciones para su futuro".
Los escolares son niños mapuches-pehuenches de bajos recursos, que estudian en el establecimiento ubicado a 75 kilómetros de Lonquimay. La Escuela pública Lafken cuenta con una matrícula de 150 alumnos, de los cuales el 50 por ciento está con el régimen de interno, dadas las difíciles condiciones climáticas y de acceso al lugar.

Se trata del Chungungo, el más pequeño de los mamíferos marinos y del que menos se sabe científicamente.
Es una especie muy difícil de encontrar, porque se ocultan en madrigueras o zonas rocosas de la costa del Pacífico Sur. De los mamíferos de Chile es una de las especies menos conocidas. Sin embargo, su presencia es clave en el ecosistema marino, porque es un depredador catalogado como estructurador de las tramas tróficas del inter y submareales de la costa chilena. Hablamos del Chungungo, cuyo nombre científico es "Lontra Felina", una especie muy parecida a la nutria, excelente buceador y que en la actualidad se encuentra como especie protegida, ya que por su fina piel la caza indiscriminada lo ha llevado al borde de la extinción.
A pesar de su importancia es una especie tan poco estudiada, que incluso a preguntas tan básicas como el número de ejemplares que conforman su población actual no tienen respuesta aún.
A partir de esta necesidad surgió el interés de un grupo de alumnos de 4º Año de la carrera de Biología Marina por estudiarlos. Tras un trabajo previo de investigación desarrollado en el ramo Mamíferos Marinos decidieron dar un paso más allá y postular al Primer Concurso Proyectos de Investigación para Estudiantes de la Universidad de Valparaíso, el cual se adjudicaron con el proyecto: "Evaluación del impacto de la actividad turística en poblaciones del Chungungo (Lontra felina) en la zona central de Chile".
Laura Gutiérrez (investigadora responsable), Fernanda Vargas (co-investigadora), Pía Pinto (co-investigadora) y Walter Troncoso (co-investigador), son los estudiantes que resultaron ganadores con la máxima distinción, dado que su proyecto fue el mejor evaluado entre todos los participantes.
"Creo que la riqueza de esta investigación se basa en proporcionar nuevos conocimientos de una especie marina que -en general- es desconocida para muchas personas. Esto ayudará a que la gente se dé cuenta de su importancia, dado que regula la abundancia de otras especies costeras", afirmó Laura Gutiérrez.
En la misma línea Walter Troncoso sostuvo que lo más sorprendente para el grupo fue localizarlos y observar cómo se comportan in situ, "porque hay fotografías, pero verlos en vivo y en directo cómo se alimentan, admirar su capacidad de buceo y caza e incluso ver cómo juegan es poco frecuente".
Para su investigación los alumnos seleccionaron dos lugares que presentan las condiciones idóneas para comprobar su hipótesis de trabajo. Uno es el balneario de Chachagua, que cuenta con importante flujo turístico sobretodo en los meses de verano y un sector poco accesible de la costa de Quintay, donde la presencia humana es mínima.
"El objetivo del proyecto es conocer comparativamente cómo el turismo impacta en las dos poblaciones de chungungos localizadas en Cachagua y en Quintay. Queremos realizar un estudio comparativo en la temporada de alta y baja concurrencia turística", señaló Pía Pinto.
Fernanda Vargas agregó que "la hipótesis es confirmar si la conducta va a cambiar y si la abundancia va a ser menor en presencia de una alta afluencia de visitantes. Obviamente si los animales se ven afectados es probable que se alimenten menos y estén obligados a desplazarse más. Lo que tiene un costo energético asociado que podría impactar en la reproducción de la especie, por ejemplo".
La profesora patrocinante del proyecto Maritza Sepúlveda, Bióloga Marina, y doctora en Ciencias Mención en Ecología y Biología Evolutiva, afirmó que "este trabajo lo evalúo como el primer paso, es decir como la primera motivación al área de la Ciencia. En general, la ciencia es muy atractiva, pero no es fácil, porque es difícil conseguir los recursos para desarrollarla. Además, existe mucha competencia. Por lo tanto, tener la motivación en forma temprana y tener la posibilidad de acceder a recursos desde joven es altamente estimulante para decir "se puede". Es una fortaleza de estos alumnos, que también pueden replicar sus compañeros".

Dos académicos de nuestra facultad, Dres. Gabriela Muñoz y Mauricio Landaeta, en conjunto con la Dra. María Teresa González (Universidad de Antofagasta) han realizado un video de difusión titulado "Parásitos en larvas de peces". El contenido del video se basa en los resultados obtenidos de un proyecto de investigación, Fondecyt Regular 1120868, que aún se encuentra en ejecución. El propósito de este video es que la comunidad, especialmente estudiantes de enseñanza básica y media, puedan conocer la labor que realizan los investigadores, así como los resultados del proyecto.

La Dra. Gabriela Muñoz, investigadora principal del proyecto, indica "hemos querido mostrar las líneas de investigación generales que se consideran en el proyecto como larvas de peces, parásitos y análisis moleculares. Cada uno de ellos explicado de forma simple y complementados con muchas imágenes, para que los jóvenes comprendan la esencia del trabajo científico".

En el video además participaron las ayudantes de proyecto, Pamela Palacios, Fabiola Sepúlveda y Francisca Zavala, y varios estudiantes de biología marina que apoyaron las actividades de terreno y de laboratorio. Al respecto, el Dr. Mauricio Landaeta opina "Es importante que en el quehacer de los proyectos se incorpore a estudiantes de pregrado, de forma de que aprendan a utilizar el método científico para la toma de decisiones."

El video ha sido repartido en formato DVD en 40 establecimientos educacionales del país. También se encuentra disponible en fuentes de difusión pública como YouTube, cuyo enlace se indica en la página Web de nuestra Facultad.

La becaria volará por 12 horas en el avión–laboratorio DC-8 con grupo multidisciplinario de científicos norteamericanos.

Un verdadero sueño está viviendo Catalina Velasco (22), alumna de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso, quien fue seleccionada para sobrevolar los hielos antárticos, junto a grupo de científicos de la Nasa.

"Soy de las pocas personas en el mundo que volará junto a la NASA", expresó la estudiante desde Punta Arenas, ciudad a la que viajó para cursar un semestre en la Universidad de Magallanes (UMAG), gracias a una beca de Movilidad Nacional (MEC), la cual concluye el 10 de enero 2015.

Una experiencia que muy pocas personas podrán contar y que se realiza en el marco de la Operación IceBridge, proyecto que se realiza desde el 2009 con el fin de estudiar qué sucede con las capas de hielo árticas y antárticas (grosor, espesor, si avanzan o retroceden, etcétera), e incluye tanto el hielo marino como continental.

La iniciativa que se lleva a cabo desde hace seis años, es organizada y coordinada por la embajada de Estados Unidos, junto a la NASA y el American Corner de la Universidad de Magallanes.

"El concurso este año fue abierto para los alumnos de pregrado de la UMAG, de cualquier carrera. Vi el afiche y pregunté si podía postular. Me dijeron que sí. Así que postulé de inmediato, tuve que mandar mi curriculum y un ensayo en inglés. Como estudié inglés antes de ingresar a la UV no me fue problema", aseguró.

Tal como lo explicó Catalina, el viaje se iniciará en Punta Arenas y llegará hasta la base de la península Antártica. Es un vuelo de 12 horas, en el avión DC-8, que es un verdadero laboratorio con alas, donde van 24 científicos, más los pilotos y dos estudiantes de pregrado: Catalina Velasco de la UV y Constanza Jiménez, alumna de Biología Marina de la UMAG.

"La NASA todos los años invita a un par de personas a hacer el sobrevuelo de un día con ellos acá en Punta Arenas, pero es la primera vez que el concurso se abrió para gente de pregrado. Es un gran honor poder viajar, aunque sea por un día, con los científicos de la NASA, poder viajar en ese laboratorio con alas y ver in situ cómo se realiza el mapeo de los hielos".

A pesar de que cualquiera puede concursar, Catalina aclaró que el tema se resuelve bastante regionalmente, ya que "el vuelo no tiene fecha definida porque depende del clima, así que es complicado para alguien, por ejemplo de Santiago postular, ya que nadie corre con los gastos de traslado. Así que estaba en el lugar correcto y en el momento correcto, me vine a la UMAG justo cuando la NASA abre el concurso para alumnos de pregrado, y acá estamos", sostuvo la estudiante de Biología Marina UV.

Con respecto a sus expectativas, Catalina aseguró que espera aprender lo más posible, "sé que en las 12 horas que dura el vuelo haré todas las preguntas que pueda. En el vuelo van científicos de todo tipo: biólogos, químicos, geólogos, físicos, ingenieros, etcétera. Así que seré bien preguntona y sacaré muchas fotos. Será una experiencia realmente enriquecedora y espero me ayude a continuar mi motivación por el continente más austral del mundo", concluyó.

La Ecoferia promueve el cuidado del medio ambiente y se podrá visitar de 11 a 19 horas en la Plaza Patricio Lynch.

El impacto del calentamiento global y la falta de conciencia de la ciudadanía por la protección del medio ambiente son factores que amenazan la vida natural y mantienen en una situación crítica el balance ecológico del planeta. Frente a esta situación alumnos de la carrera de Biología Marina, agrupados en la organización AcciónCousteau, lideran la organización -por segundo año consecutivo- de la Ecoferia de Concón 2014.

Un espacio que se abre a la comunidad con el objetivo de aprender y compartir conocimientos respecto a cómo podemos ser más responsables con el cuidado del medio ambiente.

Esto incluye diversos ecosistemas, como el río Aconcagua, las especies silvestres, las dunas y el humedal de Concón, entre otros espacios, pero también el barrio donde viven las personas, porque todo lo que hacemos en nuestra cotidianidad tiene un impacto en mayor o menor medida en el medioambiente.

También participan en la organización de la Ecoferia Concón 2014 la Agrupación Ambiental de Concón y la Brigada de Rescate de Animales Marinos.

Así lo explica, Rodrigo Alarcón, estudiante de cuarto año de Biología Marina UV y director de AcciónCousteau: "Es un espacio multicultural donde se van a exponer diferentes temáticas ambientales y participarán más de 20 organizaciones con líneas temáticas de medio ambiente".
Además, se ofrecerán productos a la venta, se realizarán diversos talleres de reciclaje y manejo de residuos, se presentarán obras de teatro y habrá música en vivo.

Por su parte, Francisca Rojas, estudiante tesista de Biología Marina y directora de la Brigada de Rescate de Animales Marino, señaló que esta iniciativa es un buen lugar para saber dónde y cómo contribuir en la protección del medio ambiente, "es expandir, contarle a todo el mundo qué está pasando, qué hay que cuidar y por qué es importante cuidarlo. Yo creo que cada vez se están interesando más y esa es la idea, educar desde los más pequeños inculcarles que cuiden este entorno que es de todos".

Este año los organizadores invitan a toda la comunidad de la regional a visitar este espacio que ofrecerá una completa y actualizada información para que las personas estén más conscientes de la protección que debemos tener con nuestro entorno natural.
La cita es este sábado 25 de octubre, desde las 11 hasta las 19 horas, en Plaza Patricio Lynch de Concón, ubicada a un costado de la Parroquia.

Jóvenes recolectaron muestras de fitoplancton de tamaño cien veces menor a un milímetro.

Una intensa jornada tuvo el grupo de estudiantes de enseñanza básica y media de excelencia académica, que fueron invitados para realizar una pasantía de dos meses en la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, en el marco del programa Educación Futuro.

Embarcados en el "Juanillo", los escolares junto al profesor UV Ítalo Masotti y el técnico de laboratorio Juan Ayala, se internaron más de un kilómetro mar adentro, con el objetivo de recolectar muestras de fitoplancton, y de esta manera introducirlos en el trabajo científico que realizan los académicos de la facultad.

 

"Chile tiene miles de kilómetros de costa, cuenta con muchas áreas productivas y es nuestra responsabilidad cuidar estos recursos. El trabajo que nosotros desarrollamos en la facultad es precisamente eso, estar vigilando los recursos", señaló Ítalo Masotti, quien es doctor en Oceanografía Biológica de la Université Pierre et Marie Curie, Paris, Francia.

El estudiante Lautaro Stellon del Liceo José Francisco Vergara, valoró positivamente la actividad: "Muy entretenido, en realidad nunca pensé que iba ser tan interesante, como salir a terreno. Me mareó un poco, pero he aprendido mucho de los profesores".

Los estudiantes en esta clase práctica en el mar aprendieron a tomar muestras de fitoplancton y a calcular el nivel de visibilidad del agua, con instrumental especializado, como la Botella de Niskin, redes y el Disco Secchi, respectivamente. Posteriormente, en los avanzados laboratorios de microscopia de la facultad, observaron especies que no se ven a simple vista, dado que tienen un tamaño entre 20 y 50 micrones, es decir 100 veces más pequeños que un milímetro.

El doctor Masotti afirmó que el fitoplancton es la base de la cadena trófica y además a nivel global ejecuta la absorción del CO2 en el océano.

"Si consideramos que nuestro planeta tiene 75 por ciento de océanos, son de alguna forma los mayores consumidores de CO2 de la atmosfera", aseguró. Además agregó que las zonas costeras son las más afectadas con el cambio climático "y tenemos que prepararnos. La única forma de poder prepararnos es poder educar a las nuevas generaciones en este tema de educación ambiental y de poder proteger nuestras costas".

La iniciativa Educación Futuro nace de una propuesta que hace la Fundación Diálogos Ciudadanos de la Presidencia de la Cámara de Diputados, cuyo objetivo es identificar el talento académico en establecimientos municipales de las provincias de Valparaíso, Marga Marga y San Antonio.

Estudiantes de enseñanza básica y media iniciaron una pasantía de dos meses en Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales.

Un grupo de escolares de octavo básico y tercer año de enseñanza media de establecimientos de Viña del Mar iniciaron una pasantía de dos meses que ofreció la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso como parte del programa Educación Futuro, que considera talleres prácticos y teóricos en diversas facultades de la universidad.

Tal como lo explicaron los organizadores, Educación Futuro nace de una propuesta que hace la Fundación Diálogos Ciudadanos de la Presidencia de la Cámara de Diputados, cuyo objetivo es identificar el talento académico en establecimientos municipales de las provincias de Valparaíso, Marga Marga y San Antonio.

Los escolares, quienes presentan un rendimiento de excelencia, llegaron temprano a la sede de la carrera Biología Marina, donde fueron recibidos por el director del programa académico, Pablo Muñoz y algunos de los profesores que participarán en la actividad.

Tras la bienvenida, de inmediato salieron a terreno, para estudiar el entorno del área marina protegida de Montemar. En esta primera sesión el objetivo era observar la distribución que presenta la flora intermareal, reconocer el patrón universal de zonación identificado por científicos y recolectar las especies más representativas.

Posteriormente, con las muestras recolectadas se trasladaron al laboratorio, donde se procedió a su herborización, técnica que permite construir una colección de macroalgas marinas. Así lo explicó la investigadora Pilar Muñoz, quien estuvo a cargo de la primera clase que versó sobre las macroalgas: "En primer lugar, las algas además de tener una importancia ecológica, son las que nos brindan alimentos y oxígeno a todo el resto del planeta y en este caso a los sistemas oceánicos. En segundo lugar, tienen una importancia económica en Chile, ya que somos uno de los países que produce mayor tonelaje de algas a nivel mundial. Estamos exportándolas como materia prima, por lo tanto es importante que dentro de Chile también se desarrolle la tecnología para poder trabajar con las algas".

La investigadora se mostró muy satisfecha ya que reconoció que varias de las especies que pudieron recolectar los alumnos en la zona protegida ya las conocían, "eso da cuenta que son estudiantes preocupados por conocer el entorno en que viven", reflexionó.

Francis Escobar, profesora de Biología del Liceo José Francisco Vergara, quien asistió como acompañante de los alumnos, señaló que este tipo de actividades son muy provechosas para los estudiantes, porque realmente se han sentido inmersos en el trabajo, ya que "no solamente se trata de la teoría, sino que los hacen trabajar de manera práctica".

La docente agregó que es muy positivo para ellos participar en este tipo de actividades, "sobre todo porque los acerca mucho más a las universidades estatales -las tradicionales- y ha resultado muy motivante para los alumnos en el camino que tienen que seguir que es la educación superior, a lo cual ellos aspiran".

Por su parte, Lautaro Esterón, alumno del Liceo José Francisco Vergara, afirmó que "es una oportunidad que se nos dio para aprender más sobre estas ciencias, ahora estamos en el trabajo de recolección y después realizaremos una investigación. Es una bonita oportunidad para prender más".

Para Nahir Hunt, estudiante del Colegio Oscar Peña Carvajal de Viña del Mar, la experiencia fue muy enriquecedora: "Me pareció buena, porque aprendemos cosas nuevas, además vimos diferentes tipos de animales, encontramos una estrella de mar. Esta experiencia nos sirve mucho para el colegio. Me encantaría seguir una carrera como biología marina ".

Los académicos que participan en el programa de estimulación científica para estudiantes son Pilar Muñoz, Bernardita Campos, Carlos Melo, Ítalo Masotti, Fernando Balbontín y Eulogio Soto.

Carrera de Biología Marina es la más antigua del Cono Sur.

Gran interés por estudiar la carrera de Biología Marina mostró un alto porcentaje de los cerca de 5 mil alumnos, que durante las dos jornadas, visitaron la nueva versión de la Expo UV 2014, realizada en el gimnasio polideprotivo (Defider) de la Casa de Estudios, ubicado en Playa Ancha, Valparaíso.

La iniciativa se consolidó como una excelente instancia para incrementar el conocimiento de las alternativas de estudios superiores que hoy tienen los jóvenes.

La feria consideró stands y módulos expositivos de las 10 facultades de la universidad y de las 40 carreras que ofrecen cupos para el proceso de Admisión 2015, con actividades prácticas, charlas y demostraciones, junto a la presencia de académicos, investigadores y estudiantes universitarios, con quienes los secundarios y sus profesores se informaron e hicieron consultas.

Para el director de Escuela de Biología Marina, que imparte la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, profesor Pablo Muñoz, el alto interés de los jóvenes se explica porque estas nuevas generaciones están mucho más informadas sobre la problemática medioambiental, la riqueza del mar y sus recursos, que son relevantes para el desarrollo futuro del planeta.

"Ellos quieren construir, quieren colaborar con nuestro ecosistema para su mejor resguardo y también están sintiendo el peso de la responsabilidad social, que les compete como jóvenes, quienes a futuro se van hacer cargo de su gestión. Nuestra Universidad les entrega las herramientas para que ellos sean buenos profesionales, que enfrenten este tipo de temáticas, como la crisis pesquera, el desarrollo de la maricultura y tantas otras instancias de las Ciencias del Mar que tocan día a día".

Por su parte, David Galaz, estudiante del Colegio Rubén Castro, evaluó positivamente la visita.

"Me gustó, son muy participativos, responden a todas tus dudas de una buena forma y te entregan toda la información que uno necesita. Me gustaríaestudiar Biología Marina, aunque igual tengo tres opciones, pero Biología Marina está entre las primeras, debido a mi gusto por el mar, yo practico surf, por lo tanto me siento como más cercano al mar y a las especies marinas. Además, la considero muy buena (la carrera), aparte que conozco su sede, que está camino a Concón. Un lugar súper bonito. Sé que es la primera que propuso Biología Marina en Chile, entonces como que tiene un poder mayor a las demás, en ese sentido cuenta con una imagen que demuestra calidad por su experiencia, tiene 56 años, si mal no recuerdo".

Carrera de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso es la más antigua del Cono Sur, por lo tanto los especialistas de las Ciencias del Mar en su gran mayoría han pasado por sus aulas. Cuenta con una muy buena matricula y la atención personalizada con sus estudiantes asegura su permanencia que se constata con los altos índices de retención de la carrera.

Finalmente, el profesor Muñoz destacó el flujo continuo de secundarios que visitaron el stand deBiología Marina:

"En particular la carrera de Biología Marina estuvo muy concurrida prácticamente toda la mañana recibimos estudiantes, quienes estuvieron preguntando mucho y observando las especies marinas que trajimos, pero fundamentalmente consultaron por detalles del nuevo plan de estudios que tenemos. Se ha visto bastante interés y eso nos motiva para seguir adelante en el proceso de matrícula 2015".

El stand de la carrera de Biología Marina capturó la atención de los alumnos con su exclusiva colección de aves marinas conservadas con la técnica de taxidermia. Además de los dos acuarios instalados para el evento, que mostraron una variada gama de especies autóctonas de la zona intermareal, exhibieron larvas de merluza que pudieron ser observadas a través de microscopios y lupas de alta tecnología.

Equipo de biólogos marinos recorren el borde costero para salvar a las aves impregnadas del combustible.


Salvar a toda ave que se encuentre afectada por el derrame de petróleo, registrado recientemente en la bahía de Quintero, es la misión de un grupo de biólogos marinos de la Universidad de Valparaíso, quienes están recorriendo gran parte del borde costero -desde Montemar hasta Maintencillo- para hallar a la fauna en peligro.

Lo anterior se enmarca en la colaboración que presta la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la UV en la investigación para determinar el impacto medioambiental y en la fauna del vertimiento.

"A la Universidad se le ha solicitado un estudio de evaluación ambiental de la situación actual y futura, y estamos recabando información preliminar con equipos científicos y técnicos. De modo de garantizar información fidedigna e imparcial a la comunidad", señaló el doctor en Ciencias Biológicas Gerardo Leighton, quien lidera la investigación.

Agregó que "se ha efectuado un muestreo preliminar y prosiguen en los próximos días, a medida que existan resultados serán dados a conocer a la comunidad".

Recordemos que la contaminación se produjo este miércoles por una rotura en la conexión del buque tanque Mimosa -operado por la agencia Agental- con la monoboya del terminal marítimo de ENAP.

Algunas especies fueron fotografiadas en la costa por ONGs que se encuentran en el lugar, con su plumaje impregnado de combustible. Otras, menos afectadas fueron vistas cerca de la desembocadura del río Aconcagua, sin embargo se mantuvieron ocultas a los científicos, conducta normal de estas especies cuando terminan contaminadas con el crudo, producto de la debilidad de su estado de salud.

Gerardo Leighton, quien es académico de la Facultad de Ciencias y de Recursos Naturales de la U. de Valparaíso, sostuvo que "es probable que en los próximos días aparezcan más aves contaminadas e incluso algunos mamíferos como lobos marinos. Por lo tanto, hay que estar alerta y continuar los monitoreos".

Agregó que lo grave de esta situación es que recién está comenzando, porque "muchas aves al tratar de limpiar de petróleo sus plumas lo ingieren (tragan) o también pueden consumir presas contaminadas, lo que les podría ocasionar daño intestinal y posteriormente la muerte varios días después".

No obstante, reconoció que referente al control de la emergencia se ha actuado de buena manera. El rápido trabajo de limpieza que realizan las cuadrillas especializadas en mar y tierra, ha permitido que el daño no sea mayor.

El doctor Leighton afirmó que junto a su equipo realizarán un exhaustivo monitoreo de la zona. "Vamos a recorrer a lo menos 50 kilómetros desde el foco del derrame, para verificar el estado de la fauna que habita en la zona o que estaban de paso en el sector (por ser especies migratorias)".

La mortandad de las especies es un indicador importante para la evaluación del daño ecológico.
"Nosotros vamos a estar alerta a la evolución de este evento, pero es una tarea de largo aliento, por lo menos varios meses, dado los continuos monitoreos que debemos desarrollar", afirmó.

Felipe Portilla, titulado de la carrera de Biología Marina de la UV, compitió con cerca de 300 trabajos seleccionados de todo el mundo.

Con su obra Mollusca: Gastropoda, Felipe Portilla (26), joven biólogo marino de la Universidad de Valparaíso, se adjudicó el primer lugar del Premio Internacional de Ilustración Científica, organizado por la Associación Catalana de Comunicación Científica (ACCC), en la categoría Premio del Público.

La ilustración, que el joven biólogo marino realizó en acuarela, representa la gran variabilidad morfológica de moluscos gastrópodos o univalvos.

Tal como lo explicó Portilla los gastrópodos incluyen especies tan populares como caracoles, babosas marinas y terrestres, lapas, sólo por dar algunos ejemplos.

Ilustraciencia es un proyecto participativo y abierto a la ciudadanía para acercar la ilustración científica a la sociedad, siendo punto de unión entre artistas, empresas e instituciones.

Su objetivo es divulgar la importancia de la ilustración científica e impulsarla en todas sus modalidades, apoyando y premiando a los ilustradores científicos a través de la convocatoria del Premio Internacional de Ilustración Científica.

Al concurso llegaron cerca de 300 trabajos. Un jurado, compuesto por ilustradores científicos profesionales, preseleccionó 40 obras. Estas ilustraciones finalistas ganaron la oportunidad de exponer en Google Open Gallery, en España.

En el sitio web de Ilustraciencia algunos miembros del jurado destacaron la calidad de los trabajos recibidos.

Es el caso de Fernando Correia, profesor de ilustración científica en la Universidade de Aveiro, quien subrayó la importancia de que un ilustrador científico sea consciente de sus limitaciones y potenciales.

"Esta es la mayor lección que se obtiene al participar en estos concursos, probarse a uno mismo, a todas horas, pues eso es aprender. Eso es ciencia. Y la ilustración científica es, en todos casos, ciencia. Incluso visualmente".

Felipe Portilla se mostró muy orgulloso con la distinción a su trabajo y reconoció que desde niño le interesó el dibujo. Para él este premio es un aliciente para su carrera como biólogo marino, la cual recién está iniciando.


En esta segunda versión del concurso internacional Il Ilustraciencia, también fueron distinguidos: Román García Mora con su obra "Alalcomenaeus cambricus"; junto a los estudiantes Gabriel Baloriani con "Glenognatha sp"; Marco Torres con "Pandinus imperator"; Rubén Ulloa con " Lagartija serrana"; Oto Vega con "Koala bear" y las menciones especiales: David Pérez con "Skull"; Carmen Alía con "Orthoptera caelifera"; Santiago Guzmán con " Elefante Africano" y Karol Rojas con "Biónica formal de una diaploda".

Página 12 de 15