Viernes, 28 Noviembre 2014 00:00

Niños mapuches vieron el mar por primera vez y aprendieron de recursos marinos

Valora este artículo
(0 votos)

Invitados por la carrera de Biología Marina escolares de Lonquimay participaron de una clase práctica de biodiversidad marina.

Corrieron sobre la arena, subieron a las rocas y recolectaron conchitas para llevarse un recuerdo de su visita a la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, donde no solo aprendieron sobre la rica biodiversidad marina del sector de Montemar, tras una clase práctica en la bahía, para algunos fue su primera vez que tenían contacto con el mar.
Esta experiencia la vivieron cerca de 30 niños mapuches, que estudian en la escuela Lafken de Icalma, ubicada en la frontera de Chile y Argentina, en las altas cumbres cordilleranas de la zona de Lonquimay (IX Región), en medio de los milenarios bosques de Araucarias, rodeados de ríos y lagos y donde se puede observar de cerca el vuelo de los cóndores.
El director de la carrera de biología Marina UV, profesor Pablo Muñoz destacó es la primera vez que visitan la Facultad escolares de una zona tan alejada como Icalma, "es una experiencia muy novedosa para nosotros, como carrera de Biología Marina y Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, recibir a esta delegación del colegio Lafken, que vienen de Lonquimay. Además, es muy gratificante saber que muchos de los estudiantes no conocían el mar y lo pudieron hacer aquí".
Una de las alumnas que a sus 13 años no había tenido contacto con el mar es Tabata Cañumir Cheuquellan, quien a pesar de su timidez expresó su interés por la fauna y flora marina del lugar.
"Me gustó mucho el mar porque tiene animales, tiene de todo. Conocí animalitos que nunca había visto. Lo he pasado muy bien. Conocí varias cosas que no sabía", aseguró la estudiante.
Por su parte, Gerson Romero González (12), quien disfrutó jugar sobre las rocas y esquivar el oleaje del mar, valoró la visita porque "uno conoce cosas que no conocía y son nuevas experiencias que uno vive en conjunto con mis compañeros, así es más bacán".
En la misma línea Olga Muñoz Antilao, comentó que le pareció "muy entretenida" la visita y reconoció que le sorprendieron mucho los lobos marinos, a los que pudo observar mientras descansaban en la gran roca de Montemar, "Allá estaban acostados (descansando) y tienen un líder. Gritan, es como su forma de entenderse en su comunidad. Bueno yo pensaba que en el mar solo habían gaviotas, pero nos dijeron que también hay pelicanos y varias otras aves. Es lindo conocer más especies".
Juan Schwartzer, profesor de la Escuela Lafken señaló que este tipo de actividades son muy beneficiosas para los alumnos, dado que pensar en ingresar a una universidad les abre las expectativas y permite que se den cuenta que (ellos) son capaces de hacerlo. "Así pueden conocer otras experiencias, salir de su entorno y conocer un mundo distinto. Les abrimos las posibilidades para poderlos motivar en la vida que les viene, porque ahora ellos van a ingresar a la Enseñanza Media y ahí van a tener que tener más opciones para su futuro".
Los escolares son niños mapuches-pehuenches de bajos recursos, que estudian en el establecimiento ubicado a 75 kilómetros de Lonquimay. La Escuela pública Lafken cuenta con una matrícula de 150 alumnos, de los cuales el 50 por ciento está con el régimen de interno, dadas las difíciles condiciones climáticas y de acceso al lugar.

Visto 1927 veces