Miércoles, 22 Marzo 2017 12:46

Estudiantes de arquitectura de Universidad de Hannover visitaron edificio de Biología Marina

Valora este artículo
(0 votos)

La construcción es un clásico de la arquitectura moderna de Chile y Latinoamérica.

Veintidós alumnos del Instituto de Diseño y Construcción de la Facultad de Arquitectura y Paisajismo de la Universidad de Hannover, Alemania, visitaron el icónico edificio de la sede de Biología Marina en Montemar, que alberga a la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso.
El edificio, que es un clásico de la arquitectura moderna de Chile y Latinoamérica, fue construido entre 1941 y 1959 por el destacado arquitecto nacional Enrique Gebhard, quien es conocido por difundir las ideas de Le Corbusier (éste último considerado uno de los principales exponentes de la arquitectura moderna y uno de los más influyentes del siglo XX).
La delegación alemana fue liderada por los profesores Michael Schumacher y Luis Cordón, ambos arquitectos y académicos de la Universidad de Hannover.
El profesor Cordón, máster en Arquitectura y Urbanismo, y asistente del profesor Schumacher, explicó que el objetivo de la visita es acercar a los alumnos alemanes y conocer los edificios que estudiaron en el curso de Arquitectura Chilena y Latinoamericana.
”Creo que a todo arquitecto le late el corazón al estar presente en este ícono latinoamericano, porque fue la primera estación de biología marina de Sudamérica y es una belleza”, sostuvo.
El académico también abogó por la protección del gran valor arquitectónico de la sede, para que todos lo puedan apreciar como originalmente se planeó: “Un patrimonio como este creo que necesita muchos fondos para poder mantenerse, sobretodo porque es una obra icónica. Sin embargo me parece que hay posibilidades de ir haciéndolo por etapas. Seguro que se pueden gestionar diferentes fases para ir poco a poco y darle el mantenimiento debido y luego una restauración, porque la cercanía al mar sin duda que causa muchos más problemas que en cualquier otro edificio en tierra firme”, afirmó.
Cabe destacar que desde que el arquitecto nacional Alejandro Aravena obtuvo el Premio Pritzker (en 2016) ha crecido el interés por conocer no sólo los proyectos sociales de Aravena en Chile, sino de todos los otros arquitectos que son considerados como las perlas y los íconos de la arquitectura vanguardista de los años 50, 60 y 70. Y la Estación de Biología Marina es uno de ellos.
Esta mirada es compartida por la coordinadora de Extensión de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la UV, Pilar Muñoz, quien confirmó que existe un verdadero interés por visitar el edificio, especialmente desde el extranjero.
“Este edificio está generando cada vez más atención, sobre todo hacia el extranjero. El año pasado tuvimos una visita de arquitectos de otra universidad alemana e hicieron un reconocimiento de este ícono de la arquitectura moderna. También publicaron un libro que dedicó dos páginas a nuestra Facultad”, aseguró la académica.
El emblemático edificio, que está pronto a cumplir 70 años, fue recorrido completamente por los jóvenes alemanes y sus profesores, quienes quedaron admirados por la línea arquitectónica y la belleza del entorno donde está emplazado.

Visto 746 veces